Buenos días a tod@s

Ya estoy de vuelta a estos mundos después de un pequeño parón por vacaciones, 

Hoy os traigo un nuevo post en el que os vengo a contar un poco acerca de dos productos que han de estar presentes en nuestra rutina de limpieza facial y que son similares pero con alguna que otra diferencia.

¿Os quedáis a verlo?

Estoy segura de que muchas ya conoceréis estos dos productos, pero se que habrá también algun@s que dudarán o no sabrán exactamente para que sirve cada uno de ellos, con todo el bombazo que han tenido las “aguas micelares”últimamente y la insistencia que se da en usar el tónico facial, hoy os traigo un post que os puede resolver algunas dudas

El agua micelar o el tónico han de usarse aplicándolos con un algodón por todo el rostro después de la limpieza facial y antes del paso de la hidratación.

En teoría estos dos productos ayudan a:

1- Equilibrar el pH de la piel

2- Eliminar restos de suciedad o reducir el exceso de grasa

3- Calmar, refrescar e hidratar la piel

4- Ayudar a que la piel absorba mejor el tratamiento posterior

5- Disminuir poros

Presuntamente tienen las mismas funciones pero ¿Hay diferencias?

tonicomicelar

TÓNICO

Este producto cumple las funciones anteriormente indicadas, calmando y preparando la piel para el tratamiento que vayamos a usar después (crema hidratante).

Solemos rechazar este producto porque normalmente contiene alcohol / perfumes que hacen que algunos tipos de pieles reaccionen con picores y/o irritación.

Lo importante en este caso es elegir un tónico adecuado a nuestro tipo de piel, si tienes una piel grasa puedes buscar un tónico que tenga un efecto astringente para que te regule el sebo, si tienes la piel seca busca un tónico libre de alcohol para que no te reseque la piel y que tenga algún ingrediente hidratante.

Yo uso el tónico suave con extractos de cereza de Garnier que es especial para pieles sensibles y no deja sensación grasa. Contiene alcohol y algo de perfume pero mi piel no ha reaccionado negativamente a ello.

AGUA MICELAR

La principal diferencia que tiene este producto en relación al anterior es que contiene “micelas”, es decir, “partículas coloidales dispersas en la solución”  que actúan como un imán para atrapar la suciedad que halla podido quedar después de la limpieza.

Se suele vender como un producto “Todo en 1″ que reúne las propiedades del tónico y a la vez desmaquilla y limpia la piel. Normalmente además no suele contener perfumes lo que ayuda a las pieles sensibles.

He de decir que para mí no es un producto que puedas usar para limpiar bien el maquillaje, ya que no retiraría bien todo el maquillaje usándolo solo, pero si me parece una buena opción para retirar los pequeños restos que puedan quedar después de la limpieza del rostro.

Yo uso el agua micelar de “Garnier” y me encanta, se nota la diferencia después de usarlo, ves como en el algodón salen los restos de maquillaje que hallan podido quedar y como alivia la piel.

En conclusión:

A mi me parece un paso importante antes de la hidratación de la piel y además noto como mi piel lo agradece, si no lo usáis os animo que probéis uno u otro y veáis si vuestra piel mejora con estos productos.

En mi caso me quedo con el agua micelar, me parece menos agresiva y veo que retira mejor los restos del maquillaje.

En este caso además los productos de Garnier son bastante económicos, ninguno de los dos supera los 5€.

¡Espero haber resuelto vuestras dudas, si las teníais, acerca de estos productos! 

Muchas gracias por vuestras visitas y comentarios,

Un millón de besos,

firma